Inseminación Intrauterina

2. Inseminación Intrauterina

Es una técnica de reproducción asistida simple e indolora en donde se introducen los espermatozoides directamente al útero a través de una fina cánula o catéter, de manera de facilitar el encuentro de los espermatozoides con el óvulo y aumentar las posibilidades de embarazo.

Este método de reproducción asistida, es una primera opción de tratamiento que toman muchas parejas con problemas de infertilidad conocidos o no. La inseminación artificial (intrauterina) se realiza el día de la ovulación, en el consultorio médico y no necesita ningún tipo de anestesia.

En función de si hay alteraciones en la ovulación, el tratamiento puede aplicarse con o sin tratamiento hormonal o inducción de la ovulación El objetivo de este tratamiento es aproximar los espermatozoides, preparados en una concentración elevada, al óvulo para favorecer la fecundación.

 

¿Cómo se realiza la Inseminación Intrauterina?
El proceso de inseminación es muy sencillo y dura pocos minutos. Estando recostada la mujer, se inserta una muestra de semen previamente preparada en el laboratorio, con ayuda de un catéter que se introduce por vía vaginal y a través del conducto cervical para lograr que los espermatozoides lleguen directamente al útero. La inseminación artificial se realiza el día de la ovulación, calculada por medio del monitoreo ecográfico de los ovarios, en el consultorio médico.

 

Una vez realizada la inseminación ya es posible seguir con sus actividades cotidianas

En promedio, una de cada 5 mujeres logra quedar embarazada en el primer intento de inseminación intrauterina, pero esto no quiere decir que no vayan a quedar embarazadas en el próximo intento. La inseminación es un procedimiento que difícilmente genere complicaciones (reacciones alérgicas o infecciones).

La posibilidad de embarazo múltiple es mínima cuando se realizan los controles clínicos y ecográficos adecuados para evitar esta eventualidad (respuesta ovulatoria excesiva). Pueden realizarse tantas inseminaciones como sea necesario, según el criterio del médico tratante. En general, se acepta que los mejores resultados se obtienen en los primeros ciclos de inseminación, por lo cual se recomienda un máximo de 3 a 6 ciclos o intentos. Las tasas de embarazo acumulativas se encuentran entre el 35% y el 40%.

Si la mujer no logra quedar embarazada al cabo de 3 a 6 intentos de inseminación artificial, lo más recomendable será recurrir a las técnicas de Reproducción Asistida de Alta ComplejidadFecundación in vitro / ICSI

 

¿Cuándo está indicada una inseminación intrauterina?

Las condiciones para poder realizar este procedimiento son:

  • La presencia de, al menos, una trompa permeable
  • Un recuento espermático adecuado para esta técnica (al menos 1 millón de espermatozoides móviles por mililitro y, preferiblemente, más de 5 millones)

Las indicaciones para una inseminación intrauterina son:

 

Infertilidad de origen masculino:

Alteraciones del espermograma (disminución de la cantidad o de la movilidad de los espermatozoides). Esto puede ser corregido mediante la inseminación intrauterina ya que, mediante la preparación del semen, se seleccionan aquellos espermatozoides con mayor movilidad y se los coloca directamente dentro del útero, ahorrando así gran parte del trayecto que normalmente deben recorrer.

Existen diversas patologías en las cuales el depósito de semen intravaginal es poco probable o imposible como en hipospadias, eyaculación retrógrada, impotencia de origen neurológico o vaginismo, entre otras. En estos casos, las parejas pueden verse favorecidas mediante la inseminación cervical.

 

Infertilidad de origen femenino:

  • Alteraciones del cuello del útero: Las patologías del cuello uterino provocadas por infecciones o secuelas postquirúrgicas pueden alterar la secreción del cuello (alteraciones en el moco cervical), lo cual es determinante en la migración y capacitación de los espermatozoides para la fecundación. La inseminación intrauterina con semen preparado y capacitado permite una solución sencilla a este problema al depositar los espermatozoides directamente en el útero, sobrepasando así la barrera que constituye el cuello.
  • Parejas Sero-discordantes   Parejas en las que uno de sus miembros presenta alguna enfermedad infectocontagiosa (Virus de la Hepatitis B, Hepatitis C o HIV) pueden realizar técnicas especiales de reproducción asistida para evitar el contagio.
  •  Cuando un integrante de la pareja es HIV +

La evolución de la infección por HIV ha cambiado radicalmente en los últimos años llevando a una mejor expectativa y calidad de vida de los pacientes HIV positivos, con incremento del deseo de paternidad. Ese deseo se vio incrementado porque más de la mitad de las personas HIV reactivas se encuentran en edad reproductiva y porque la mayor prevalencia de la infección por HIV se encuentra entre jóvenes. La preparación del semen con el ¨lavado de espermatozoides” disminuyendo el riesgo de contagio a insignificante o nulo se informó por primera vez en 1992 (Semprini 1992). Desde entonces, las técnicas de lavado de espermatozoides utilizadas en la preparación del semen para la inseminación intrauterina han cambiado de manera significativa el paradigma de la concepción de los niños en parejas serodiscordantes con respecto a la infección por HIV. Los datos acumulados indican que es probable que los gametos humanos no sean susceptibles a la infección por VIH. La falta de receptores CD4, CCR5 o CXCR4 (a los que se une el HIV al infectar una célula objetivo) en la superficie de los espermatozoides es un argumento sólido a favor de esta suposición.
Lavado de semen:permite evitar la transmisión de hepatitis B, Hepatitis C y VIH.

  • Infertilidad de origen inmunológico: Existen parejas en las cuales el motivo de la dificultad para lograr el embarazo reside en la presencia de anticuerpos anti-espermatozoides que pueden ser secretados por el aparato genital femenino, fundamentalmente a nivel del cuello uterino. La inseminación intrauterina facilita la migración de los espermatozoides en estos casos.
  • Infertilidad de causa desconocida:Finalmente existe un pequeño subgrupo de pacientes en las cuales, a pesar de los estudios realizados, no se encuentra la causa de su dificultad para lograr el embarazo. Estas parejas pueden verse favorecidas por la inseminación intrauterina ya que se podrían corregir defectos indetectables a nivel ovulatorio y de semen.

54 Comments

Leave your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.